Portal Winny 2021
Portal Winny 2021
Lactancia

Pezoneras, ventajas y recomendaciones para su uso

¿En
Las pezoneras son una herramienta de apoyo para la lactancia materna. Aprende a escoger la adecuada.

Las pezoneras se han popularizado en los últimos años; pero debes estar bien informada antes de tomar la decisión de usarlas o no. Permítenos explicarte todo acerca de esta herramienta para la lactancia materna.

¿Qué son las pezoneras?

Son cubiertas finas, flexibles y transparentes de silicona. Se colocan sobre el pezón antes de amamantar. Tienen una base que envuelve la areola, y un área en forma de cono para el pezón. Esta área tiene pequeños orificios que permiten que la leche fluya hacia tu bebé. Vienen en diferentes tamaños, para adecuarse al pezón y a la boca del bebé (Cleveland Clinic, 2021).

¿Cómo se utilizan las pezoneras?

Para que funcione adecuadamente, debe ajustarse correctamente al seno de la madre y el bebé debe engancharse a toda la areola, no solo a la punta del pezón. Ten en cuenta las siguientes recomendaciones (Chow et al., 2015):

  • El protector se coloca sobre el centro del pezón.
  • Luego se realiza un movimiento rotatorio en sentido de las agujas del reloj para introducir el pezón al túnel.
  • Se estira la base del protector alrededor de la areola.
  • Los bordes de la circunferencia se pueden asegurar sobre la areola con unas gotas de agua.
  • Si el bebé está bien enganchado en cada succión, se verán movimientos de la mama por encima de la pezonera.

Recuerda que se utilizan para ayudar al bebé a prenderse y succionar. Una vez esté bien establecida la técnica de lactancia materna, se debe retirar las pezoneras poco a poco para que no interfieran con esta. Puesto que, los riesgos van desde que disminuya la producción de leche hasta que haya una alimentación insuficiente; sobre todo, cuando hay poca cantidad, como en la etapa del calostro (Cleveland Clinic, 2021).

¿Cuándo está indicado el uso de las pezoneras?

Se recomienda en ciertos problemas de la lactancia, si otras opciones no han funcionado. De modo que, se puede usar si se da alguno de los siguientes casos (WebMD, 2021; Cleveland Clinic, 2021):

  • El bebé tiene problemas para agarrar el pezón por variaciones en la estructura de su boca, cómo paladar hendido o frenillo corto.
  • Pezón plano o invertido.
  • Bebé prematuro, ya que estos se cansan rápido. Con el uso de este dispositivo la succión es más efectiva y se logran alimentar en menos tiempo.
  • Dolor en los pezones.
  • Grietas en el pezón, obstrucciones o mastitis.
  • Mamas demasiado suaves.
  • El bebé necesita más estímulo, un pezón estirado puede facilitar el reflejo de la succión.
  • Cantidades exageradas de leche, ayuda a frenar un poco la intensidad.

¿Cómo escoger unas pezoneras?

Si crees que debes usar una, lo ideal es que te asesores con un experto. Hay problemas que se pueden corregir con cambios de postura al amamantar. En todo caso, ten en cuenta (Rodríguez, 2019; Cleveland Clinic, 2021; WebMD, 2021):

  • El tamaño: tienes que conseguir una talla adecuada a tu pecho, que cubra el pezón. Tampoco debe ser muy grande porque puede irritar la areola.
  • El material más adecuado es la silicona y afecta en menor cantidad la velocidad de la salida de la leche.
  • Debe poder esterilizarse o lavarse con agua caliente de manera que no queden residuos.
  • Si es adecuada para ti, al finalizar las tomas no debe quedar el pezón enrojecido ni adolorido.
  • Para saber que está funcionando, al momento de la toma debes escuchar que tu bebé está tragando. No debe haber llanto después de alimentarlo; en cambio, se notará lleno y satisfecho, sin pérdida de peso ni retraso en su crecimiento.

¿Cómo saber cuánto tiempo se deben usar las pezoneras?

Existen opiniones encontradas; sin embargo, la mayoría de las madres deciden dejarlas por comodidad. Son muy difíciles de usar en caso de estar fuera de casa; sobre todo, por la necesidad de asearlas entre cada toma. Por esto, la mayoría recomienda suspender su uso en cuanto el problema se haya resuelto (Cleveland Clinic, 2021).

En definitiva, esta puede ser una herramienta muy útil en caso de presentar problemas con la lactancia. Sin embargo, no deberías utilizarla sin la asesoría de un profesional; mucho menos, emplearla de manera innecesaria. Recuerda que es un objeto más del que tendrás que destetar a tu bebé.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Familia Mamás

Estilos de crianza: 4 modelos y cómo identificar el mejor para tu familia

Te presentamos 4 estilos de crianza que debes conocer para saber cuál es el mejor para tu familia

Lactancia Mamás

Mastitis: qué es y por qué se origina

¿Estás en período de lactancia materna? Entonces te interesa conocer qué es la mastitis.