Portal Winny
Portal Winny
Salud

Costra láctea: aprende a reconocerla en tu bebé

Bebé con costra láctea
La costra láctea es un padecimiento común en los bebés menores de 1 año y puede tratarse en casa.

Para una mamá primeriza, los bebés recién nacidos son un mundo nuevo. Por eso, es muy importante conocer y manejar algunas situaciones. Entre ellas, los cuidados del cordón umbilical, el pujo en bebés o la presencia del lanugo. En este artículo nos enfocaremos en la costra láctea que, aunque no es una enfermedad grave, seguramente querrás eliminarla de inmediato.

Recuerda que estar informada sobre lo que puedes esperar en tu bebé, como el reflejo de moro, te dará la tranquilidad necesaria para disfrutar esta etapa.

¿Qué es la costra láctea?

Es una afección inflamatoria de la piel conocida como dermatitis seborreica. Se presenta con manchas gruesas de color amarillo-marrón que aparecen en el cuero cabelludo de los bebés. La piel afectada puede sentirse costrosa y se desprende en escamas diminutas parecidas a la caspa. Y a pesar de su nombre, no tiene relación con que el bebé se alimente de leche materna (Börve, 2020).

Principalmente, aparece en los bebés de entre los 3 y 12 meses. Es bastante común: alrededor de 7 de cada 10 niños la presenta. Suele desaparecer por sí sola, después de unas semanas o meses; aunque en algunos casos puede extenderse hasta los 2 o 3 años (Cleveland Clinic, 2020; MedlinePlus, 2021).

¿En qué otros lugares del cuerpo pueden aparecer?

También pueden aparecer lesiones similares en la frente, la cara, los codos, los glúteos y el área cubierta por el pañal. En estos casos, no se trata únicamente de costra láctea, sino de una dermatitis seborreica extendida; siendo esta una razón para acudir a tu médico especialista, de preferencia dermatólogo, ya que en ocasiones se puede confundir con otros padecimientos como la pañalitis (Börve, 2020). 

¿Cómo identificar la costra láctea?

Costra láctea te enseñamos a reconocerla y tratarla.png

Se puede reconocer a simple vista. Así pues, sus principales signos y síntomas son (Cleveland Clinic, 2020; MedlinePlus, 2021):

  • Enrojecimiento y escamas marrones o amarillas con costras en el cuero cabelludo que se asemejan a escamas de pescado.
  • Las costras son frágiles y escamosas, o cerosas y grasosas al tacto.
  • Los niños mayores se rascan las áreas afectadas, lo cual puede causar infección.

Causas por las que puede aparecer este padecimiento

Si bien se desconoce con exactitud la razón exacta, se cree que es causada por (Cleveland Clinic, 2020; KidsHealth, 2019; Mayo Clinic, 2020):

  • Las glándulas sebáceas y los folículos pilosos del cuero cabelludo del bebé que producen demasiado aceite; asociado a su vez a un tipo de hongo llamado Malassezia que crece en el sebo junto con bacterias.
  • Las hormonas que pasan de la madre al bebé antes del nacimiento. Estas pueden causar una producción excesiva de aceite o grasa en la piel.
  • Los bebés tienen más probabilidades de presentar costra láctea si un familiar padece eccema o asma.

Lo que debemos recordar es que no se transmite de una persona a otra; es decir, no es contagiosa. Tampoco es causa de mala higiene, ni es una reacción alérgica, ni se relaciona a bebés prematuros o a un sexo específico (MedlinePlus, 2021).

¿Cómo se trata la costra láctea?

La mayoría de los casos se pueden manejar en casa. ¿Cómo? Aquí te damos algunos consejos (MedlinePlus, 2021):

  • Masajea el cuero cabelludo con los dedos o un cepillo suave para aflojar las escamas y mejorar la circulación a esa parte.
  • Realiza lavados diariamente con un champú suave y que no cause irritación a los ojos. Asegúrate de enjuagar por completo.
  • Cepilla el cabello suavemente después de cada lavado y varias veces al día. En cada ocasión, lava el cepillo con agua y jabón para limpiar los restos de escamas y aceites.
  • Si las escamas no se aflojan fácilmente, aplica aceite mineral al cuero cabelludo del bebé. Puedes dejarlo toda la noche o envolverle la cabecita con paños tibios y húmedos, cuidando que no sea demasiado caliente. Recuerda que su piel es sensible, por lo que tampoco debes dejar que se enfríe. Así pues, esto se puede realizar 1 hora antes del baño. Después, aplica normalmente el champú.
  • Si la costra láctea no desaparece con estos cuidados, es necesario acudir al médico. Él indicará una crema o un champú medicado. No debes utilizar ninguno de uso comercial; recuerda que pueden causar mayor irritación.
  • Si las placas están presentes en otra parte del cuerpo, evita tratarlas en casa. Tampoco debes desprenderlas o frotar la piel a menos que el especialista lo indique.
  • Después de desaparecer las costras, se puede reducir el lavado a 3 veces por semana para prevenir que vuelvan a aparecer.

En conclusión, podemos decir que la costra láctea es un padecimiento común. Y, aunque no es grave, seguramente te incomode su aspecto. Pero ahora que sabes cómo identificarla, puedes tratarla en casa. Sin embargo, si notas que no hay mejoría, no dudes en pedir ayuda de un especialista. Recuerda escuchar siempre tu instinto de madre.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Desarrollo Bebés

Pañales desechables: una guía completa sobre las mejores opciones

¿Buscas el ajuste perfecto y la máxima protección para tu bebé? Encuentra aquí una guía definitiva.

Salud Bebés

Gripa en bebés: consejos esenciales para padres preocupados

La gripa en bebés es un tema importante. Te explicamos sus causas y los síntomas que debes conocer.

Salud Bebés

Pie plano en niños: qué es, cuáles son sus tipos y cómo se trata

Mamás y papás tienen muchas dudas sobre el pie plano en niños, encuentra las respuestas aquí.