Portal Winny 2021
Portal Winny 2021
Salud

Epidural: aprende sobre las ventajas y desventajas de esta técnica

Ventajas
La anestesia epidural es una técnica que se puede utilizar tanto en parto por cesárea como natural.

Es normal que al acercarse el parto te empieces a llenar de dudas. Sobre todo, respecto al uso o no de la epidural. Esta es, después de todo, una técnica en la que se introduce medicamento anestésico en la columna; ya sea que se aplique directamente o se deje un catéter para continuar infundiendo dosis bajas del mismo. Lo que la hace útil tanto en el parto natural como en la cesárea.

Al aplicarla, el médico te pedirá que te acuestes de lado o permanezcas sentada; en ambos casos deberás arquear la espalda. Se te aplicará primero anestesia local para reducir el malestar y luego se insertará el catéter.

Existen varias técnicas y combinaciones de fármacos. En unos casos podrás incluso mover las piernas; mientras que en otros será un adormecimiento más fuerte, pero de igual manera aliviará el dolor más rápido (MedlinePlus, 2020).

Ventajas de la epidural y cómo saber cuándo es conveniente  .png

¿Cuándo se decide si es conveniente el uso de epidural?

Puedes tomar la decisión en cualquier momento durante el trabajo de parto. Lo importante es sentirte segura con lo que quieres hacer. Incluso puedes cambiar de opinión; sobre todo, en caso de inicialmente decidir intentarlo sin anestesia y llegar al punto de no tolerar las contracciones (Brogly et al., 2021).

Ventajas de su uso

Principalmente, da la oportunidad de tener un parto sin dolor; de manera que puedas estar consciente de todo el proceso, con un menor nivel de ansiedad. Entre otras cosas, también permite (Reproducción Asistida, 2020):

  • La participación activa de la madre sin la alteración de sus facultades mentales.
  • Controlar la dosis de manera que no se sienta dolor, o que la sedación desaparezca para permitirle a la mujer tener control total en la última fase.
  • Estar consciente de las contracciones. La mujer percibe una sensación de presión, pero no dolor.
  • Hacer un poco más lento el proceso del parto.
  • Evitar el uso de otro tipo de anestesia local, por ejemplo, en caso de episiotomía.
  • Reducir el esfuerzo que realizan los pulmones y el corazón de la madre.
  • Mejorar el suministro de oxígeno al bebé.
  • Disminuir el temor y la ansiedad asociados al dolor.

Indicaciones para el uso de la epidural

Lo más recomendable es hablarlo con tu médico en caso de que tengas dudas. Él valorará si tienes alguna indicación para usarla. Existen ocasiones en las que sus ventajas están por encima de otras técnicas utilizadas para aliviar el dolor; por ejemplo, en el parto prematuro.

De igual manera, se prefiere en caso de que tengas alta probabilidad de terminar en cesárea. Ya que se utiliza la misma técnica; de manera que no se aplicaría más anestesia. Así mismo, hay indicaciones médicas como la preeclampsia, enfermedades del corazón y los pulmones, entre otras (Brogly et al., 2021).

Cuándo no usarla

Normalmente, es bastante segura; sin embargo, existen casos en los que no se recomienda su uso, por ejemplo (Guía Infantil, 2019):

  • Infección en el sitio de punción, ya que esta puede introducirse a través de la lesión y causar infección a nivel cerebral. Estas incluyen, además, los casos de psoriasis y herpes.
  • Si has sufrido alguna enfermedad neurológica; por ejemplo, derrame cerebral.
  • Déficit en la coagulación, ya sea por enfermedad o medicamento.
  • Hemorragia no controlada. Esto debido a que puede provocar un mayor descenso de la presión arterial.
  • Enfermedades del corazón; sobre todo, en las que presentan presión arterial baja o alto riesgo de infarto.
  • Alergia a los anestésicos.
  • Malformaciones de la columna.

Complicaciones del uso de epidural durante el parto

Las más comunes son (Brogly et al., 2021; Chasi, 2017; MedlinePlus, 2020):

  • Punción de algún vaso sanguíneo. Se detecta al haber salida de sangre a través de la aguja.
  • Sensación de hormigueo o calambre.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dificultad para orinar.
  • Dolor en la región lumbar o espalda baja.
  • Dolor en la cabeza.
  • Puede retrasarse el parto.
  • Puede fallar la técnica.
  • Aumenta el riesgo de necesitar episiotomía.

Al igual que cualquier método invasivo, la epidural tiene algunos riesgos. De igual manera, puede ser de gran ayuda para aliviar el dolor. Lo importante es que tomes decisiones basadas en tus preferencias y en cómo te sientas en el momento del trabajo de parto. Su uso al dar a luz no te hará mejor o peor. Es simplemente una herramienta que la ciencia nos pone a disposición.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Salud Embarazadas

Ecografía de embarazo, qué es y cuándo se realiza

¿Quieres conocer de qué se trata la ecografía de embarazo y cuál es su importancia?

Salud Embarazadas

Parto natural, ¿qué esperar en cada etapa?

El parto natural es un evento único en la vida de una mujer, es tu primera cita con tu bebé.

Salud Embarazadas

Líquido amniótico y sus principales funciones

Descubre qué es el líquido amniótico y cuáles son sus funciones.