Portal Winny
Portal Winny
Desarrollo

Tipos de apego y cómo influyen en el comportamiento de tu hijo

Babé dándole un beso a su mamá
Conoce los diferentes tipos de apego, y la importancia de mantener un vínculo saludable con tu hijo.

La relación que los padres tienen con sus hijos es la base para el desarrollo de los diferentes tipos de apego, los cuales influyen en su comportamiento.

La calidad del vínculo determinará la forma en la que tu hijo establecerá sus relaciones afectivas el resto de su vida. De ahí la importancia de propiciar un apego seguro, para que alcance un crecimiento y desarrollo integral (SIPINNA, 2022).

Además, el apego (principalmente durante los primeros años de vida), le brinda seguridad, confianza, refuerza su autoestima y promueve su autonomía para enfrentar los retos de la vida (SIPINNA, 2022). ¿Quieres conocer los diferentes apegos y cómo influyen en el comportamiento de tu hijo? Sigue leyendo y descúbrelo.

¿Cuáles son los tipos de apego?

Apego seguro

Este es el más saludable de los tipos de apego. Se produce cuando el niño sabe que sus padres están para cuando los necesite y confía en que no le fallarán. Ocurre cuando los padres le proporcionan una sensación de seguridad y se preocupan por estar en contacto con sus hijos. Generalmente, los padres de estos niños tienden a jugar más con ellos y hacer actividades en familia (Cherry, 2022).

En este tipo de apego, los niños se sienten validados emocionalmente y seguros para relacionarse con su medio. Pueden alterarse o llorar cuando sus cuidadores se van, pero se alegran una vez regresan. Se dejan consolar hasta cierto punto por otras personas, pero claramente prefieren a sus padres sobre los extraños (Cherry, 2022).

Apego evitativo

Entre los tipos de apego se encuentra el evitativo, el cual aparece como una defensa contra los estilos de crianza negligentes, en los cuales, las necesidades del niño son castigadas en lugar de ser satisfechas. En consecuencia, los niños no se apegan, sino que se alejan emocionalmente de sus cuidadores (Cherry, 2022; Stolberg, 2022).

Generalmente, estos niños no lloran cuando se separan de sus padres; sin embargo, cuando regresan, evitan el contacto o rechazan ser consolados. Los bebés con este estilo de apego no muestran preferencia entre sus padres y un extraño (Cherry, 2022; Stolberg, 2022).

Los niños que desarrollan este tipo de apego suelen experimentar grandes niveles de estrés y crecen sintiéndose poco valorados (Cherry, 2022).

Apego ambivalente y ansioso

Este es otro de los tipos de apego en el que el niño no confía en que sus cuidadores estarán disponibles cuando los necesite. Experimenta inseguridad e incertidumbre con frecuencia. Además, tiende a desconfiar mucho de los extraños (Stolberg, 2022; Cherry, 2022).

Los bebés con este tipo de apego suelen experimentar miedo y angustia ante las ausencias de sus padres. Cuando el cuidador reaparece no se calman o consuelan fácilmente. En algunos casos, pueden llegar a rechazar el consuelo o mostrar una actitud más agresiva. Mantienen vigilados a sus padres o cuidadores y la exploración del medio es poco relajada, siempre con temor de alejarse de su figura de apego (Cherry, 2022).

Apego desorganizado

Se caracteriza por tener una mezcla entre el apego ambivalente y evitativo. Es causado por un estilo de crianza descuidado o negligente de los padres o cuidadores. Este apego es la respuesta de los bebés que tienen padres que a veces son cálidos y tranquilizadores, y otras veces, no están disponibles (Cherry, 2022; Stolberg, 2022).

Los bebés generan comportamientos no saludables. Tienden a desconfiar de su cuidador, e incluso, pueden sentir miedo hacia él. Pueden llegar a crecer como personas inseguras, impulsivas, explosivas y con un mal manejo emocional. Este es uno de los tipos de apego menos saludables (Cherry, 2022).

Consejos para corregir los tipos de apego que no son sanos

apego.png

Independientemente del vínculo que tengas con tu hijo, hay algunas cosas que puedes hacer desde la estimulación temprana para fortalecer tu relación con él y construir un apego seguro. ¡Te las contamos! (Ruiz, 2021):

  • Ofrécele mucho amor a través de atención, cariño, caricias, besos y juegos para bebés.
  • Sintoniza con sus emociones y necesidades.
  • Respeta y valida sus emociones.
  • Aprovecha cada oportunidad para pasar tiempo con tu bebé y fortalecer el vínculo. Por ejemplo, puedes establecer tiempos de lectura o para desarrollar su motricidad fina y gruesa.
  • Muéstrate presente y disponible, tanto física como emocionalmente.
  • Establece límites saludables.
  • Explícale las cosas que no entiende, responde a sus preguntas y dudas.
  • Acepta a tu hijo en su totalidad.
  • Estimula su autonomía.

Los tipos de apego no son permanentes y pueden cambiar. Un bebé con un apego evitativo o ambivalente puede volverse más seguro si sus padres lo ayudan constantemente y lo hacen sentir amado y alentado. Al comprender mejor el papel de los vínculos en la infancia, puedes obtener una mejor apreciación de cómo los apegos pueden influir en la vida adulta.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Desarrollo Bebés

Miedo a la oscuridad en niños: consejos para superar este temor

Promueve la tranquilidad nocturna de tu hijo y ayúdale a superar el miedo a la oscuridad.

Salud Bebés

Popó verde: ¿es normal que mi bebé haga de este color?

Conoce por qué tu bebé está haciendo popó verde.

Salud Bebés

Popó negra: ¿es normal que tu bebé haga de este color?

Descubre qué puede significar la popó negra de tu bebé.