Portal Winny 2021
Portal Winny 2021
Lactancia

Mastitis: qué es y por qué se origina

Signos
¿Estás en período de lactancia materna? Entonces te interesa conocer qué es la mastitis.

¿Sabías que la mastitis es la principal causa de suspensión de la lactancia materna y que existen medidas para prevenirla? Nosotros te lo explicamos todo. Aprenderás de qué se trata esta enfermedad, cómo reconocerla, qué la causa y, lo más importante, cómo prevenirla.

¿Qué es la mastitis?

Este concepto se refiere a la inflamación de la mama, que suele estar acompañada de infección (Moldenhauer, 2020). Este trastorno puede presentarse en un 2 a 33% de las mujeres en el posparto, siendo más común en las primeras semanas del puerperio. (Bonilla, 2019)

Signos y síntomas de la mastitis

Los signos y síntomas suelen estar localizados en una de las mamas y son muy característicos de la enfermedad. El seno afectado puede presentar:

  • Sensación de calor al tacto y enrojecimiento.
  • Hinchazón o endurecimiento.
  • Dolor.

Además, puede acompañarse de síntomas sistémicos como fiebre, decaimiento, escalofríos, náuseas o vómitos.

La evaluación visual de la mama suele ser suficiente para diagnosticar la enfermedad. Solo en casos especiales hace falta un cultivo de la secreción para confirmar la infección (Moldenhauer, 2020). El tratamiento incluye el drenaje de la mama, antiinflamatorios y analgésicos para alivio del dolor y antibióticos si se sospecha infección.

Cuando se diagnostica de forma temprana, no amerita la suspensión de la lactancia materna; sin embargo, en situaciones graves debe suspenderse (Bonilla, 2019).

En algunos casos, en especial cuando la causa es la obstrucción de conductos, puede generarse un absceso que amerita un drenaje quirúrgico.

Causas de la enfermedad

Varias son las causas de la mastitis, entre ellas se encuentran (Mayo Clinic, 2021):

  • Obstrucción de la leche materna. La falta de drenaje completo de la mama provoca una acumulación de leche materna. Esta suele ser la causa principal.
  • Conducto mamario bloqueado. Cuando la mama no se vacía entre cada toma, los conductos se obstruyen y provocan que la leche retorne a la mama generando la inflamación.
  • Ingreso de bacterias al tejido mamario. Las bacterias que se encuentran en la superficie de la piel o la boca del bebé pueden ingresar a la mama. Esto a través de pequeñas lesiones en el pezón o mediante un conducto mamario.

Factores de riesgo

También existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir esta enfermedad, como (Mayo Clinic, 2021):

  • Antecedentes de una mastitis anterior durante la lactancia.
  • Pezones lastimados o agrietados.
  • Uso de sostenes muy ajustados que elevan la presión sobre el pecho.
  • Los bolsos pesados y los cinturones de seguridad muy ajustados que limitan el flujo de leche.
  • Estrés o cansancio excesivo.
  • Una mala técnica de lactancia materna.
  • Mala nutrición.
  • Consumo de tabaco o cigarrillo.

Medidas preventivas de la mastitis

Ahora que conoces los factores de riesgo y causas de la mastitis, puedes prevenirla. Lo mejor de todo es que no hace falta un ritual extremo para ello. Sigue estas medidas prácticas y sencillas:

  • Drena por completo la leche de tus senos al amamantar a tu bebé. Así previenes que la leche se acumule en las mamas.
  • Deja que se vacíe por completo un seno antes de pasar a tu hijo al otro seno. Si haces esto, garantizarás que se vacíen ambos senos.
  • Inicia la lactancia con la mama contraria de la toma anterior. Al cambiar la mama inicial entre una toma y otra, evitas que se acumule la leche en ellas.
  • Adopta una buena técnica de lactancia; verifica que todo el pezón se encuentre dentro de la boca de tu bebé. Una buena prensión del pezón por parte del bebé contribuye en un drenaje más efectivo del seno durante la lactancia.
  • Suspende el cigarrillo y el tabaco. El consumo de estos productos eleva el riesgo de sufrir la enfermedad.
  • Procura realizar actividades de relajación y dormir bien. Esto te ayudará a sentirte menos cansada y prevenir el estrés, que también son factores de riesgo importantes.
  • Cuida tus mamas con productos de higiene e hidratación para evitar la irritación y lesiones del pezón. Al prevenir lesiones en la piel, se disminuye el riesgo de que las bacterias de la boca del bebé y la piel ingresen a la mama.
  • Si estás trabajando o debiste suspender de forma temporal la lactancia, asegúrate de vaciar tus mamas con un extractor de leche.

¡Ahora tienes herramientas para prevenir la mastitis!

Ya sabes, si cuidas tus senos, también cuidarás a tu bebé. ¡No dejes que la mastitis te robe la oportunidad de amamantarlo y tenerlo cerquita de tu corazón! Comienza a aplicar las medidas preventivas y disfruta de la maternidad a tope.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Lactancia Mamás

Pezoneras, ventajas y recomendaciones para su uso

Las pezoneras son una herramienta de apoyo para la lactancia materna. Aprende a escoger la adecuada.