Portal Winny
Portal Winny
Salud

Calambres en el embarazo: ejercicios para tratarlos

Mujer embarazada con calambres.
Los calambres en el embarazo pueden ser una molestia, pero tienen solución.

El embarazo es un momento de alegría y anticipación, pero también puede venir acompañado de varias molestias y retos. Una de estas molestias son los calambres en el embarazo (especialmente en las piernas y las pantorrillas) (Bordoni, 2023).

Pero, antes de entrar en el tema, te explicamos qué es un calambre muscular (Bordoni, 2023). Estas son algunas de sus características:

  • Se trata de una contracción continua y dolorosa de los músculos de una parte del cuerpo.
  • Aproximadamente el 80 % de todos los calambres ocurren en las pantorrillas (pero aun así pueden ocurrir en otras partes).
  • Puede durar desde segundos hasta algunos minutos.
  • Afecta principalmente a las embarazadas durante el tercer trimestre y en menor medida durante el segundo y primer trimestre.

Aunque estos espasmos generalmente son inofensivos, pueden resultar molestos e interferir con la calidad de vida. Por eso, hoy te comentamos todo sobre los calambres en el embarazo. También, te dejamos consejos para aliviarlos y te explicamos los signos de alarma a tener en cuenta.

¿Por qué se producen los calambres en el embarazo?

Como se mencionó, los calambres son más frecuentes durante el tercer trimestre, pero la causa de esto no está clara. Se cree que hay varios factores que contribuyen a la ocurrencia de los calambres en el embarazo (Fiat, 2022; Hormigo, 2022; Kennedy, 2021); entre ellos:

  • Cambios hormonales:

Ciertas hormonas, como la progesterona, están relacionadas con la retención de líquidos, especialmente en las piernas.

  • Aumento de peso:

El aumento de peso durante el embarazo puede ejercer una mayor carga y fatiga en los músculos.

  • Deficiencias nutricionales:

La falta de nutrientes como calcio, magnesio o potasio puede contribuir a la aparición de espasmos musculares.

  • Cambios en la circulación:

El crecimiento del útero durante el embarazo puede comprimir los vasos sanguíneos de las piernas en ciertas posturas, lo que aumenta la probabilidad de experimentar calambres.

  • Compresión de los nervios:

El crecimiento del útero también puede ejercer presión sobre los nervios en la pelvis y las piernas.

  • Deshidratación:

La deshidratación durante el embarazo causa que los músculos se contraigan involuntariamente, aumentando la posibilidad de calambres.

Otras causas de calambres durante el embarazo

calambres-en-el-embarazo-2

Ten en cuenta que existen otras condiciones y enfermedades no relacionadas con los cambios en el embarazo que pueden ser causa de calambres o síntomas similares (Rope, 2024).

Estas causas también pueden variar según el trimestre. Por ejemplo, durante el primer trimestre se presentan por (Atlanta Women’s Obstetrics & Gynecology, 2023):

  • La implantación del embrión en el útero.
  • El crecimiento uterino.
  • Problemas gastrointestinales como gases, vómitos, etc.
  • Problemas de implantación del embrión o a abortos espontáneos.

Mientras que, en el segundo trimestre, las causas pueden ser (Rope, 2024):

  • Dolor del ligamento redondo del útero (es usual que aparezca en torno a la semana 13 de gestación).
  • Infecciones urinarias (ten en cuenta que pueden ocurrir infecciones durante cualquier momento del embarazo).

Contracciones que pueden confundirse con calambres

Es común que algunas contracciones aparezcan a partir del tercer trimestre y que confundan con calambres, por ejemplo (Rope, 2024):

¿Cuándo pueden ocurrir?

Los cambios del embarazo pueden precipitar la aparición de molestias como los calambres. En la mayoría de las veces que ocurren no tienen por qué ser signo de alarma. En este sentido, en situaciones como las siguientes, es más común que ocurran calambres (Rope, 2024):

  • Después de tener relaciones sexuales.
  • Al cambiar de postura, ya que es posible que los calambres empeoren o mejoren.
  • Si se retienen gases, la acumulación de gases ejerce presión sobre los músculos del abdomen, lo que puede causar contracciones musculares.

Consejos para aliviar los calambres en el embarazo

Existen varios consejos y ejercicios para embarazadas que pueden ayudar a aliviar y prevenir calambres (Kennedy, 2021; Marnach, 2023):

  • Estiramientos suaves: realiza estiramientos suaves regularmente (especialmente en piernas y pies).
  • Mantén estiradas las pantorrillas: en caso de presentar calambres estira la pierna afectada para asegurar el alargamiento de las fibras musculares.
  • Masajes: los masajes suaves en las áreas afectadas también pueden ayudar a relajar los músculos y aliviar la tensión.
  • Ejercicio regular: la actividad física en el embarazo puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y prevenir los calambres musculares.
  • Mantente hidratada: recuerda beber suficiente agua durante el día y evitar las bebidas con cafeína.
  • Calor y frío: también puedes aplicar compresas calientes o bolsas de hielo en las áreas afectadas.
  • Postura adecuada al dormir: evita dormir directamente sobre tu espalda. Duerme preferiblemente de costado y usando una almohada entre las piernas.
  • Descanso adecuado: descansar es esencial para evitar la fatiga muscular. Recuerda dormir adecuadamente y tomar descansos luego de las actividades físicas.
  • Usa zapatos cómodos: estos también te deben brindar una buena estabilidad y tener un contrafuerte para el talón.

¿Son necesarios los suplementos para los calambres en el embarazo?

Antes y durante el embarazo, tu médico te puede indicar diversos suplementos como la vitamina D o el ácido fólico para asegurar el aporte necesario de estos nutrientes (NHS, 2023). De manera similar, en caso de carencia de algún nutriente (y que puede ser causa de calambres), tu médico te puede indicar algún suplemento (Kennedy, 2021).

¿Cuándo debes consultar a un médico?

Los calambres en el embarazo en algunas ocasiones requieren de atención médica. Ten en cuenta los siguientes signos de alarma (Kennedy, 2021; Rope, 2024):

  • Si llegan a ser muy dolorosos o persistentes.
  • Se encuentran acompañados de otros síntomas como enrojecimiento, calor o hinchazón.
  • Si experimentas dolor de cabeza en el embarazo persistente o muy intenso.
  • Si las venas de las piernas se llegan a volver visibles y están agrandadas.

En cualquiera de estos casos es importante buscar la atención médica para evitar cualquier complicación. Adicional, si durante la gestación tu médico determina otras afecciones como la anemia en el embarazo, no dejes de asistir a tus controles de seguimiento.

Llegado a este punto, no solo conoces qué son los calambres en el embarazo, sino que también sus causas, consejos para aliviarlos y los signos de alarma para consultar al médico. Recuerda que durante esta etapa llena de retos tienes opciones para disfrutar plenamente tu embarazo.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Salud Embarazadas

Colestasis del embarazo: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Descubre todo sobre la colestasis del embarazo: desde su diagnóstico hasta su manejo efectivo.

Salud Embarazadas

Contracciones falsas: conoce las contracciones de Braxton-Hicks

A mitad y final del embarazo suelen ocurrir contracciones falsas que pueden confundirse con el parto