Portal Winny
Portal Winny
Salud

Meditación y mindfulness durante el embarazo, descubre sus bondades

Mujer embarazada meditando.
Meditación y mindfulness: dos técnicas que te ayudarán a relajarte durante el embarazo.

Durante el embarazo, todo tu cuerpo está trabajando de manera intensa y tu mente no es la excepción. Estás pensando todo el tiempo en esta nueva etapa y te surgen miles de dudas. Por lo tanto, tomar un momento para respirar y limpiar tu mente con meditación y mindfulness siempre será un hermoso regalo que puedes darte a ti misma e incluso, a tu bebé. Si quieres aprovechar las bondades de estas técnicas, continúa con este artículo. Aquí te explicamos qué hacer.

Diferencias entre meditación y mindfulness

Mindfulness es una técnica que usa la habilidad de concentrarse de manera plena en el presente, en donde estás y en lo que estás haciendo, sin tomar en cuenta lo que está pasando alrededor. Esta es una capacidad natural del ser humano. Sin embargo, al practicarla de manera constante se fortalece, lo que repercute positivamente en tu cuerpo, a la vez que entrena a tu cerebro para ser más ágil a la hora de pensar y tomar decisiones (National Institute of Health [NIH], 2022).

Por otro lado, la meditación es una manera de explorar tus pensamientos sin un destino específico. Se trabaja en las sensaciones como el aire que toca tu piel o un olor intenso. También, se exploran las emociones, lo que amas y odias; así mismo, tus pensamientos más abstractos serán analizados (NIH, 2022).

Además, es importante destacar los beneficios generales que la meditación y mindfulness ofrecen a quienes las realizan (NIH, 2022):

  • Ayudan en el manejo de la ansiedad y la depresión.
  • Disminuyen los síntomas relacionados con la abstinencia de la nicotina y el alcohol.
  • Contribuyen al control del peso corporal.
  • Mejoran la calidad del sueño.
  • Ayudan en el control de la presión arterial.
  • Favorecen el control del dolor crónico y el de su aparición repentina.
  • Disminuyen los síntomas del trastorno de estrés postraumático.
  • Mejoran la salud mental.
  • Reducen los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Apoyan la preparación para el parto natural y control del dolor.

¿Cómo ayudan la meditación y mindfulness en el embarazo y el parto?

meditacion-y-mindfulness-2

El embarazo es una etapa maravillosa, llena de nuevas experiencias y aprendizajes; sin embargo, tanta actividad y el peso extra de tu bebé puede dejarte agotada al final del día. Por esta razón, la meditación y mindfulness son una excelente opción. Siendo uno de los ejercicios para embarazadas con mejores resultados en la reducción del estrés, además de ser asequible y no significar un riesgo para ti o tu hijo (Verywell Family, 2021).

Las mujeres que practican el mindfulness durante el embarazo experimentan una importante disminución de pensamientos negativos, cambios de humor, ansiedad, sensación de hostilidad y vergüenza. Incluso, se han encontrado resultados positivos en aquellas mujeres con depresión de difícil control (Gordon, 2022).

Esto se logra mediante una mejor gestión de los pensamientos negativos y eventos adversos, así como el control del dolor, lo que fortalece tu confianza durante la maternidad y te prepara en el nacimiento de tu bebé (Gordon, 2022).

Por otro lado, la meditación ha demostrado ser una excelente herramienta para reducir el estrés y la ansiedad. Como consecuencia se disminuye el riesgo de tener un parto prematuro, a la vez que mejora el peso y la vitalidad del bebé a la hora de nacer. Además, contribuyen a un crecimiento y desarrollo saludables durante el embarazo (Moore, 2022).

¿Cómo puedes empezar a practicarlas durante el embarazo?

No necesitas tomar clases especiales para meditar; de hecho, después de un tiempo serás capaz de hacerlo casi en cualquier lugar en el que te encuentres. Una meditación y mindfulness eficientes incluyen los siguientes elementos (Moore, 2022; Gordon, 2022):

  • Atención centrada: la meditación te ayuda a liberar tu mente de pensamientos repetitivos. De esta manera puedes enfocarte en elementos que aclaren tus pensamientos.
  • Respiración relajada: respira de manera consciente y más lentamente para tomar más oxígeno, esto hará que tu respiración sea más eficiente.
  • Busca un ambiente tranquilo: es difícil relajarte en un entorno caótico, especialmente cuando estás empezando. Para comenzar, evita distracciones como los celulares o ruidos fuertes.
  • Encuentra una posición cómoda: al final del embarazo, esto puede ser un poco difícil. Puedes utilizar almohadas, un sofá o practicar en la cama.
  • Reconoce cuando tu mente divague y redirige tu atención.
  • Evita juzgarte por tus pensamientos: desecha la autocrítica y simplemente vuelve a concentrarte.

Teniendo en cuenta todos estos elementos puedes elegir entre meditación y mindfulness. De esta manera, puedes practicar el que mejor funcione para ti. No te preocupes si no logras enfocar tus pensamientos desde el principio; con práctica, se volverá más sencillo. Te recomendamos concentrarte en una sola actividad, como el ritmo de tu respiración o enfocándote en una parte específica de tu cuerpo y sus sensaciones (Moore, 2022).

Ahora tienes dos excelentes opciones para relajarte y cuidar de ti misma. Con meditación y mindfulness puedes sentirte plena sin salir de casa ni gastar un solo centavo. También, es una técnica fantástica para acompañar un parto en el agua, si es que lo estás considerando. Finalmente, lo más importante es cuidar de tu bienestar, mientras disfrutas de la llegada de tu nuevo y más grande amor.

¡Comparte este artículo!

Aplican términos y condiciones



Artículos relacionados

Salud Embarazadas

Cistitis en el embarazo: ¿qué es y cuándo sospecharla?

La cistitis en el embarazo es bastante común por los cambios que ocurren en tu cuerpo.

Salud Embarazadas

Frecuencia cardíaca fetal: valores normales

Descubre qué es la frecuencia cardíaca fetal y cómo los médicos miden este parámetro tan importante.

Salud Embarazadas

¿Qué es la placenta previa y cómo cuidarte ante esta condición?

Entender qué es la placenta previa es fundamental para procurar el mejor cuidado para tu salud.